Encabezado


PortadaAntiextasis

DESCÁRGATE LAS PRIMERAS PÁGINAS DEL LIBRO

Edición Impresa, 119 pág.: 14,90 €
Gastos de envío no incluidos - Sólo Península y Baleares
Entrega de 2 a 7 días
-
Edición Digital (ePub + PDF) ya a la venta: 6,99 €













    COLECCIÓN:


   LA FILOSOFÍA




ENSAYO



RESEÑA:


Según una conocida tesis, vivimos en la sociedad del éxtasis. El éxtasis del consumo, el éxtasis de las máquinas, el éxtasis de la información, el éxtasis de la actividad… Pero, sobre todo, el éxtasis de las imágenes. Mediante una poliédrica aproximación al fenómeno de la mirada, el presente ensayo elucida la cultura de la imagen en torno al sujeto autorreferente, la psicología de la visión y el espectro mediático.

El “ek-stase”, que en la tradición neoplatónica definía al sujeto que vive “fuera de sí”, habría revertido en una inquietante lasitud de pensamiento y en una fascinación por el Sistema que, a la manera de un Gran Espectro, fagocita y redefine nuestra manera de ver el mundo. El Sistema-Espectro, como generador de miradas-producto, se constituye en “motor inmóvil”, supremo hacedor omnisciente, moderno ideal numinoso en el que se aglutinan las condiciones materiales de existencia. 

Anti-Éxtasis propone una doble ontología del espectro (espectro analítico / espectro dialéctico) para acometer una crítica política del signo en la que se entremezclan la historia del arte, la cultura de masas, el cine y la literatura, planteando por el camino una relectura trágica sobre las potestades del deseo, el ser y la nada. La existencia espectral es esta especie de éxtasis, en la que Baudrillard consignaba su tesis de la comunicación (“Ya no estamos en el drama de la alienación, sino en el éxtasis de la comunicación”), pero que a la postre desvela desprovista incluso de ese éxtasis de lo infinito, desprovista de su paradoja y de su mitología abisal. La finitud del deseo, la necesidad del azar, el discurso del silencio, entre otros elementos descongestionantes, se revelan agentes propiciatorios de una nueva mirada que ya no busque la mera auto-gratificación del sujeto, sino el verdadero fondo anti-abismático en el que, contra todo pronóstico, tiene lugar el “salir y sostenerse del ente”.